https://daddyastral.com/wp-content/uploads/2022/09/border-top-golden.png

Signo Libra

23 de Septiembre al 22 de Octubre
https://daddyastral.com/wp-content/uploads/2018/05/border_bottom_purple-1.png
https://daddyastral.com/wp-content/uploads/2018/05/libra-1.png
https://daddyastral.com/wp-content/uploads/2022/09/border-bottom-golden.png
MODALIDAD
Cardinal
ELEMENTO
Aire
POLARIDAD
Diurno / Positivo
PLANETA REGENTE
Venus
CASA NATURAL
VII
PALABRAS
Balance. Equilibrio. Justicia
CLAVE
Arte. Vínculos.

Su símbolo es un objeto inanimado, la balanza, que pone de manifiesto la realidad oscilante de este signo. De hecho, Libra, por mucho tiempo fue un signo secreto. Antes sólo existían diez signos, y Virgo y Escorpio estaban fusionados (quizás de ahí viene la similitud entre sus símbolos respectivos con forma de “m”). Cuando se descubrió el séptimo signo, fue Libra, la representación de la energía del Otro.

Libra es el 7mo signo que procede en la rueda zodiacal y en esta instancia nos damos cuenta de la existencia del Otro y del rol que juega en mi vida. El proceso de indidivuación se ha terminado en Virgo, ahora somos un ser completo y preparado para abrirnos a lo vincular. En esto, a veces pueden sentirse un poco desegoizados y carentes de rumbo personal si no tienen a alguien al lado, y por las mismas razones, pueden tender a la codependencia.

No por nada el lugar que ocupa naturalmente Libra (en el zodíaco en reposo) es el del Descendente, portal a la casa 7. En este punto es donde reflejamos en nosotros mismos y podemos dilucidar las respuestas para la vida. Libra, al igual que el Descendente, es una energía que contempla lo individual como una parte del todo, y que por hacer este trabajo de distanciarse de lo personal, es que puede develar mensajes que nos eleven. Es decir, si el Ascendente (Aries) es la punta de la flecha hacia la cual nos dirigimos, el Descendente (Libra) es la cola que le permite llegar lejos.

Libra es como un espejo, que nos devuelve una imagen invertida de nosotros mismos. El espejo nos ayuda a vernos, pero no deja de ser una imagen invertida. A veces lo que vemos, es una ilusión, e integrarnos completamente a nosotros mismos, es hacer el trabajo de reflejar sobre la imagen que nos devuelven los demás de lo propio.

Mucho de lo libriano se trata de asumir responsabilidades, y de ver qué parte te toca en el vínculo. Es hacer un balance constante con uno mismo, y un trabajo de reflejar en la mirada ajena para ver lo individual, de una manera más objetiva.

Su función ontológica (su forma de ser) es EQUILIBRAR, es decir, mantener la paz y la armonía del mundo. Aunque esto no significa ser negligentes y callar cosas, sino hacer frente a las disputas para poder dar lugar a todos los intereses de las partes. Libra implica reconocer todas las fuerzas actuantes y utilizar la razón, para guiarnos hacia el punto de equilibrio. Y hacer esto es todo un arte, que implica hacer tenues movimientos para llegar al punto justo.

Su tendencia bivalente de estar sopesando los dos costados de la realidad, los lleva a hundirse en un mar de dudas. Es este el momento vaginal (puro vacío) propio de Venus, regente de Libra, por el cual se los acusa de ser indecisos. Contrario a Aries, que son puramente decididos, Libra, tiene que contemplar todas las repercusiones de cada uno de sus actos.

Libra tiene una paradójica complejidad para ser un signo aparentemente simple, y es que aquí colisionan dos fuerzas opuestas que hacen al signo tan dual: su regencia tradicional de Venus, la Armonía, y su regencia moderna de Eris, la Discordia. El Orden y el Caos.

Libra es un signo copulativo, en el sentido que su existencia se explica como complemento de Aries, el signo original. Al ser Libra el signo de la Oposición, puede ser entendido desde su casa 7 en Aries. Esto nos lleva a pensar que para lograr la paz, tiene que haber guerra.

Ejemplifiquemos: Querer ser amigo de todos, te lleva a ser amigo de nadie. Si dos amigos tuyos se pelean, ser un tibio y no jugártela por un bando, genera conflicto. Nunca mejor explicada la frase “Te quedaste sin el pan y sin la torta”.

La ambivalencia de Libra que los lleva a la duda existencial, los conduce al conflicto ontológico del Ser (Aries). El querer mantener un estado de estabilidad y armonía, no puede ser sin la acción constante de tocar todos los puntos que se desatan. El balance es una tarea ardua.

Se dice también que el encuentro con el Otro es un acto violento, ya que, al ser distintos, en algún punto hay un choque de intereses. ¿O existe alguna pareja que no pelee?

Libra es quien representa la verdadera dualidad del Universo, de que para que haya Orden, tiene que haber Caos. Sin violencia no hay paz, y todos los Libras tendrán que de algún modo aprender a pelear por lo que quieren, instigados por el otro (por eso su Casa 7 es Aries).

Esta bipolaridad libriana, hace que uno pueda lograr mayor comprensión de sí mismo, entendiendo lo individual como parte de algo más amplio. Lograr la amplitud de mirada —que es algo que hacemos con los Aspectos en Oposición— es una experiencia propia de esta energía.

Libra carga con una noción de Justicia para con la vida, y sabe que el que las hace, las paga. Entonces es mejor ser bueno y obrar en concordancia con el Bien. Libra es el signo más correcto de todos —aunque no todos los librianos estén en lo correcto—, porque es un signo que corrige las actitudes individuales y las pone en contraste con el bienestar de la mayoría.

Es un signo de aire, por lo que es frío y mental, antes que emocional o pasional. Intelectual, creativo, sabio en el uso correcto de las palabras. Su identidad es relacional y en este caso son de especial importancia los amigos íntimos, la pareja, los socios. Libra es una energía relacional y el lugar que ocupa, en nuestra carta es dónde está la energía del Otro.

Su modalidad cardinal se explica en su iniciativa para ser juez y árbitro de disputas sociales, y accionar sobre todo en el ámbito de pares, ya sea la pareja, el amigo, el socio, etc. Libra es ese amigo que te habla por primera vez, y a partir de la cual inició una hermosa amistad. Los Libra también son excelentes líderes sociales; no por tomar el mando, sino por hablar desde una consciencia más global y abarcativa.

Le rige Venus  (la belleza, el disfrute, la complementariedad), ya que tiene un gusto estético refinado y le gusta disfrutar de lo bello. Son sociales, necesitan tener amistades y compartir el momento. Son amables y simpátcos, y con un fuerte instinto social que les permite entender los comportamientos de las personas.

Rechazan el conflicto, y prefieren apaciguar las tensiones amoldándose al otro. A veces, rozan la hipocresía por no poder tomar partido y por la necesidad de quedar bien con todos. Es que la impronta social es muy importante para Libra.

Pero también, su regente moderno Eris —planeta de la Discordia— nos muestra el costado bélico del signo que incita al debate social y a tratar temas desde una óptica justiciera. También Libra, a veces, puede verse tentado por disfrutar del drama, ya que el balance eterno sería muy aburrido.

https://daddyastral.com/wp-content/uploads/2018/02/dark_bottom_divider-1.png
https://daddyastral.com/wp-content/uploads/2022/02/Logo-Footer-Daddy-Astral.png

En Sintonía con el Universo

    MIRA MIS ÚLTIMAS NOTICIAS DE ASTROLOGÍA Y EL TAROT